El administrador de fincas tiene, entre otras funciones, asesorar y aconsejar a su comunidad de propietarios a la hora de contratar servicios tan importantes como un seguro. Y es que el seguro de la comunidad de propietarios nunca se quiere utilizar pero es muy importante ya que cubre robos o accidentes, entre otras cosas.

El administrador de fincas debe tener una relación muy estrecha con el seguro de la comunidad de propietarios ya que debe estar informado de cuál es la mejor opción entre las muchas que existen en el mercado. Además, es quien debe contactar con la empresa contratada en caso de tener que peritar la comunidad si ocurren robos en el garaje, el patio o bien desperfectos, por ejemplo en la fachada.

Un administrador de fincas suele contratar los seguros multirriesgos ya que contienen al menos 6 tipos de seguros o coberturas. El seguro de daños materiales que cubre daños por incendio explosión o implosión y agua; el seguro contra robo; el seguro de responsabilidad civil que ofrece indemnizaciones por dañosproporcionados por el propio edificio; el seguro de realojo provisional en caso de que el edificio sufra tales daños que no se  pueda habitar en él; el seguro de accidentes de empleados que se puedan dañar cuando trabajan; y el seguro de maquinaria. Este seguro cubre el arreglo tan necesario y costoso de máquinas como el ascensor.

Un administrador de fincas debe mediar entre los vecinos cuando entre ellos discutan por contratar un seguro u otro ya que él es el experto que debe conocer los pormenores de todos los tipos de seguros existentes. Una vez contratado el seguro, lo bueno es que no habrá disputas entre vecinos aunque se deba hacer uso de él ya que basta con votar una vez para elegirlo.

Por otro lado, el administrador de fincas suele tener su seguro de responsabilidad civil que tiene como objetivo reparar el daño que el administrador pueda realizar sin enriquecer a la víctima y además obligando al administrador a repararlo.

La legislación tiende a centrarse en la reparación mediante indemnización y no suelen existir inculpaciones objetivas mediante pruebas o testigos, sino que el daño realizado es lo que se toma como base para solicitar la indemnización al administrador de fincas. Por ello, es importante que el administrador de fincas cuente con un buen seguro de  coberturas de responsabilidad civil con buenas coberturas que le permitan hacer frente a todas las indemnizaciones.